dimecres, 5 de febrer de 2014

Aurora Robson - Escultura e instalación

Aurora Robson crea sus esculturas con envases de plástico encontrados en la basura. Cada embase  es cortado y pintado de forma individualizada en función de su grosor o su forma. Estos fragmentos de plástico son posteriormente aerografiados con tintes no tóxicos y unidos entre sí sin usar pegamento, creando esculturas de formas orgánicas que a veces recuerdan a criaturas, plantas o microorganismos…
Aurora Robson lleva más de veinte años trabajando con basura y desechos. ”Me gusta el reto de trabajar con basura. Es una experiencia totalmente diferente a la de ir a la tienda de productos de bellas artes y elegir los materiales con los que quieres trabajar”.


Sus complejas y delicadas instalaciones atraen y repelen por igual. Las llamativas formas y colores de estas esculturas atraen la atención del espectador, pero una vez éste es consciente del material con el que están hechas, ese interés inicial se convierte en rechazo. Precisamente esa es la reacción que ella espera del público que contempla su obra. Algunos objetos de plástico y en particular algunos envases son usados solo un momento, a veces tan solo unos segundos, no son biodegradables y pueden tardar miles de años en desaparecer. Aunque el trabajo de Aurora Robson es más sugerente que dogmático, la artista quiere que su obra sirva para ayudar a la gente a reconocer el poder que tienen como consumidores y como ciudadanos; concienciar sobre el uso y abuso de estos envases de plástico.

La artista realiza instalaciones por encargo para grandes empresas multinacionales que quieren concienciar a sus propios trabajadores y que ven de esta manera cómo la basura generada por su actividad es convertida en impresionantes obras de arte. ”Me siento más cómoda transformando que produciendo… No creo que el planeta necesite más objetos, ni siquiera si son obras de arte”
Pero Aurora Robson no es solo una artista, es también una activista medioambiental fundadora del Proyecto Vortex; un colectivo internacional de artistas, diseñadores y arquitectos que trabajan con los desechos plásticos obtenidos del “Trash Vortex” la enorme isla artificial formada en el océano pacífico por toneladas de plástico y basura arrastradas por las corrientes marinas. Más que reciclar, la finalidad de este colectivo es interrumpir el flujo del plástico en la basura, de forma que esos envases no vuelvan a parar a la basura y no necesiten ser reciclados mediante costosos procedimientos.
“El arte refleja unos valores, y en este momento estos valores tienen que cambiar. El arte es una forma de prever el futuro, y los artistas deberían ser visionarios. De lo contrario el arte no es más que una lujosa frivolidad”.




Más info: www.aurorarobson.com

Texto extraido de: http://www.blog.artesostenible.org/ 

Nami Yamamoto - Fog Catcher, instalación

"Mi proceso artístico se rige principalmente por una investigación empírica del mundo que nos rodea, y traducir esa información en una experiencia estética que me ayuda a entender mejor este mundo. La fusión de la ciencia y la poética, mi trabajo comienza con una lectura informal del medio ambiente, recogiendo cosas extrañas de lo efímero naturales y artificiales o darse algún fenómeno natural. Mi estudio sirve como foro y laboratorio para investigar estas cuestiones y proponer respuestas que toman la forma de dibujos e instalaciones." Nami Y.

Fog Catcher es un proyecto de la artista Nami Yamamoto realizado para la exposición “Natural Discourse" del Jardín botánico de la Universidad de California, como reclamo para atraer e involucrar nuevos visitantes a la institución, y como invitación a reflexionar sobre el significado de los jardines botánicos y sobre el lugar del arte en nuestra sociedad.


Según la leyenda japonesa, el asistente inmortal "Sennin" hizo milagros en su solitaria existencia, sostenida sólo por la niebla de la montaña que envolvía sus días. Una historia similar se puede contar de la California Coastal Redwood árbol, también inmortal antigua y milagrosa en tamaño y carácter, que se deriva de una parte significativa de su suministro de agua de las condiciones atmosféricas tan frecuentes en el verano del norte de California. Fog Catcher, una obra de sitio específico que consiste en redes anudadas a mano colocadas en el Redwood Grove, explora estos dos fenómenos por tanto referirse a ellos, literalmente, como objetos funcionales y poéticamente, cargado de imágenes conectado a estos dos temas. Por el aferramiento a lo efímero y llamar la atención sobre este fenómeno, esta pieza invita al espectador a participar de esta experiencia.

Más info: http://namiyamamotoart.com/home.html
http://www.artesostenible.org/ongoing/fog-catcher/

Pin it

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...